Recorda que non “tes que” nada. Pero podes, claro que podes. ¡Podes todo! ¡E podes con todo!